Please reload

Entradas recientes

¿Qué son las funciones ejecutivas?

February 7, 2018

1/1
Please reload

Entradas destacadas

Trastorno Déficit Atencional e Hiperactividad

February 7, 2018

 

 

El TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es un trastorno del neurodesarrollo de carácter crónico, sintomáticamente evolutivo y de probable transmisión genética que afecta entre un 5% y un 7% de la población infantil, llegando incluso a la edad adulta en un 60% de los casos (DSM-5). Está caracterizado por una dificultad de mantener la atención voluntaria frente a actividades, tanto académicas como cotidianas y unida a la falta de control de impulsos.
La sintomatología puede manifestarse de forma diferente según la edad del niño y se debe desarrollar como mínimo en dos o más ambientes (ej. en casa y en el colegio), según los manuales de diagnóstico. 
El abanico de síntomas y comportamientos de los sujetos con Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es como consecuencia de los fallos en los procesos cognitivos, perceptivos, ejecutivos y neurobiológicos, siendo este abanico de comportamientos la expresión conductual y observable de un trastorno en el funcionamiento neurocognitivo (Artigas, 2009).
Por lo que, la exploración clínica realizada por un Psiquiatra infantojuvenil, más el apoyo de diagnóstico por psicología clínica infantil en el dominio de la neuropsicologia nos acerca a los fallos y alteraciones funcionales de los sujetos con TDAH y nos permite diseñar intervenciones acorde con sus déficits y necesidades.

 

Las características clínicas centrales del TDAH:

 

• Actividad excesiva e inapropiada sin relación a la tarea. Es una actividad molesta, sin objetivo, y fuera de su asiento, que dificulta el trabajo del niño y de otros niños en el colegio e interrumpe al profesor/a. El niño se mueve mucho, es ruidoso y habla en exceso, produciendo consecuencias sociales negativas. Con el desarrollo del niño tiende a disminuir, pero queda una intranquilidad interna. Este síntoma responde bien a medicación del grupo de los psicoestimulante, tales como, Neoaradix, Aradix, Concerta, Samexid y a medicamentos no estimulantes, Straterra, Welbutrin, Imipramina, dicha medicación debe ser prescrita por el Psiquiatra Infantojuvenil tratante.


• Poca atención mantenida. Esto produce un trabajo escolar pobre y un mal rendimiento escolar y en los juegos (produciendo impopularidad con otros niños). La atención es variable y depende de la motivación, es peor para tareas aburridas, pero también está por debajo de lo normal en juegos. El niño se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes. También responde a medicación con psicoestimulante y cambios de estímulos ambientales especialmente en la sala de clase; sentarlo en la primera fila y disminuir al mínimo estímulos distractores.
• Dificultad para inhibir impulsos. Dificultad para retrasar la respuesta a una señal. Es el síntoma más duradero, y puede durar hasta la edad adulta, con rendimientos académicos y sociales por debajo de su potencial debido a acciones y decisiones impulsivas. En el niño se traduce en no esperar su turno, interrumpir a otros, responder sin pensar, y tener mayor propensión a accidentes, heridas, etc. Éste síntoma mejora con medicamentos tipo Psicoestimulantes, en conjunto a técnicas de modificación de la conducta.
• Dificultad en la interacción social. Suelen ser impopulares con los padres, hermanos y profesores. Tienen pocas amistades duraderas. Estos niños suelen meterse en líos y meter a otros en líos, y les es difícil ajustar su respuesta a la situación (por ejemplo: pasar de los juegos y bromas del recreo al trabajo de clase). Este síntoma también mejora con la medicación psicoestimulante más terapia cognitivoconductual.
• Bajo rendimiento escolar. Tienen problemas de aprendizaje por mala organización, mala memoria secuencial, déficit en actividades psicomotrices finas y gruesas, y habilidades cognitivas improductivas. Es necesario explorar con una psicometría el coeficiente intelectual de los sujetos afectados.
• Baja autoestima. Debido a su impopularidad, a tener pocos amigos, a meterse siempre en problemas con padres, hermanos, profesores, y al mal rendimiento escolar, estos niños tienen una sensación crónica de fallar en todo y no hacer nada bien, a pesar de intentarlo. Por esta razón se debe enseñar técnicas para enfrentar habilidades diarias de la vida con enfoque connotación positiva.


• Comorbilidad (problemas asociados). Es la norma y no la excepción. Trastornos frecuentemente comórbidos con el TDAH son: trastorno oposicional-desafiante, trastorno de la conducta, trastornos de aprendizaje (verbal y no verbal), ansiedad y depresión.

 

Una buena intervención para las niñas, niños y adolescente con TDAH, debe tener la participación del Psiquiatra infantojuvenil tratante, del centro escolar, de la familia nuclear primaria y extensa; lo que permitirá la mejora de los síntomas nucleares de TDAH y cambios positivos en los aspectos conductuales, educativos, afectivos, familiares y sociales.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • w-facebook